La espera de muchos terminó para muchos y esta semana estrenó Joker, y nos sorprendió bastante, pues no se trata de la típica cinta basada en comics con mucha acción, va más allá y es fuerte psicológicamente.

Protagonizada por Joaquin Phoenix, Joker aterriza la historia de Arthur Fleck, quien sufre una enfermedad mental que pocos logran comprender y en su intento llevar una vida normal la misma sociedad se encargará de borrarle la sonrisa que siempre muestra y sacar lo peor de él.

La cinta producida por Todd Phillips se sale de otras cintas basadas en personajes de comics aunque encontraremos referencias, y se desarrolla al personaje en un mundo realista, contando el origen de uno de los villanos más populares de forma espectacular, permitiéndonos entender el perfil psicológico de Arthur, el por qué de su risa (que de felicidad no es), sus temores, debilidades, deseos.

 

El actor Joaquin Phoenix se sometió a una transformación hasta quedar casi en sus huesos

La magia de Joker reside en que nos adentra por completo en la psique de Arthur Fleck al punto de entender, por ejemplo, que su risa no es de felicidad, sino que ríe porque no siente nada, es un hombre que está muerto por dentro, y da un gran trabajo al interpretar a Joker.

También destacan en la trama los temas actuales muy importantes viviendo en una sociedad a la que no le interesa y no sabe como convivir ante situaciones de padecimientos mentales.

Los aplausos alargados al final de la proyección de la cinta en Venecia son bien justificados, estamos ante una nueva forma de adaptar el cine de comics a la gran pantalla, Joker es un imperdible para este fin de semana, no la recomendamos para menores de 18 años.

Estreno: 4 de Octubre

Escribe: Cristian Cobos

Colaborador en medios // Coordinador de contenidos en Crealatv.