El mundo tiene detrás de sí una gran historia que explorar y estudiar; sucesos, creaciones, personas, costumbres, acciones que nos llevaron a lo que es el mundo actual. Otras festividades más curiosas que otras que, en la actualidad, ya son muy bien recibidas, pero algunas prefieren quedarse desde su lugar de procedencia para ser característico y darle identidad.

Hoy te traigo uno de esos días y este se festeja en un pueblo ubicado en Gran Bretaña, el cual consiste en levantar centavos calientes del suelo. ¿Por qué nace esta costumbre cada 25 de julio? ahora mismo te contaré el por qué.

 

 

¿Cuándo empezó esta fecha conmemorativa?

 

El día de los centavos calientes de Honiton o “Honiton’s Hot Pennies Day” es una tradición que surge en el siglo XIII y trata de levantar centavos del suelo, solamente eso. El evento inicia a las 12:00hrs (medio día) cuando el alcalde de Honiton levanta una especie de estatua con una mano en la punta de la misma, la mano tiene la peculiaridad de estar cubierta con un guante blanco, al ser alzada es acompañada con la siguiente frase:

 

“¡Ningún hombre puede ser arrestado mientras este guante esté arriba!”

 

A partir de esa proclamación el evento da inicio, el alcalde lanza los primeros centavos a las calles para que estos sean recogidos por el pueblo o participantes que estén dentro del evento. Se dice que las palabras, a sus inicios de la tradición, era para que las personas que tenían deudas no tuvieran miedo al momento de ir a recoger centavos, pues tener deudas y no pagarlas se castiga con cárcel; además, mencionar esa idea, está asociada con la verdadera idea de este día conmemorativo, la cual esconde una historia cruel.

 

https://i2.wp.com/www.contrarylife.com/wp-content/uploads/2016/07/Honiton-Hot-Pennies.jpg?ssl=1
Copyright: Honiton Town Council

 

Parte de la historia, el amargo inicio de la festividad

 

Siglos atrás, las personas ricas, de poder y agentes del gobierno, disfrutaban lanzar centavos calientes a la gente que, en aquel entonces, se le consideraba pobre y les satisfacía verlos quemarse las manos mientras los recogían del suelo. Una idea bastante cruel que se convirtió en una actividad que compartir con los infantes y las familias de Honiton.

El día de hoy las monedas no son calientes y no lastiman a quienes las recogen, de hecho…

¡Son hasta tibias y confortables!

Escribe: Efraín Alduenda

Soy egresado de UABC, de la Facultad de Pedagogía e Innovación Educativa. Además de ser un soñador, soy amante de la literatura, el arte de enseñar y los videojuegos. Nací en Mexicali, Baja California y disfruto hacer entradas en blogs, además escribir todo lo que se me venga a la mente para después, compartirlo con mis lectores. Ser un soñador consiste en jamás abandonar tus metas hasta que estas sean palpables.