¿Te gustan mucho los dulces? ¡Porque a mí si!

Eh, quizá fue una respuesta demasiado apurada, ¿Verdad?
Me disculpo por ello. Comencemos de nuevo:

¡Hola de nuevo, Mixtos! Sean bienvenidos a una nueva entrada de este maravilloso blog. Espero y tengan ganas de aprender cosas nuevas el día de hoy pues les traigo un tema bastante peculiar para aquellos que son amantes de lo dulce.

 

¿Te consideras un amante de la azúcar? Podrías estar muy cerca de estar enganchado como un hombre adicto a la cocaína… ¿La azúcar es tan adicta como lo es una droga? Vamos a ver que nos encontramos hablando sobre esta interesante comparación.

¡Azúcar tan peligrosa como una droga!

Comencemos por cosas pequeñas:

Esto parece una declaración extrema, pero los investigadores de Connecticut College han demostrado que, al menos en las ratas, el azúcar es tan adictivo como la cocaína. 

Los resultados son preliminares y deben ser respaldados por otros investigadores, pero el estudio del Connecticut College ha demostrado que las ratas que reciben cocaína forman una asociación placentera entre el consumo de la droga y el entorno en el que se les dio. Lo mismo ocurrió cuando las ratas recibieron galletas Oreo para comer

En pocas palabras, en el caso de las ratas, podemos inferir que las galletas oreo causan el mismo efecto en sus cerebros que las drogas. Este tipo de estimulante hace que las drogas sean adictivas para quienes las consumen; lo cual nos hace llegar a la conclusión del por qué encontramos tan placentero consumir alimentos dulces y por qué puede ser muy difícil renunciar a dichos alimentos.

Ahora, pasemos al dato más impactante, pues el hecho de que se trate de personas es lo que nos hace pensar aún más. El experimento no se quedó en ratas, sino en algo que nos hace ver que tan impactante puede ser la azúcar en el ser humano.

En este experimento se realizó un escaneo a personas con sobre peso adictas a la azúcar, a personas que no tienen sobre peso que son adictos a la cocaína y personas que no tienen sobre peso ni son adictos a la cocaína. En el escaneo de los cerebros se observó que las personas obesas y los adictos a la cocaína, tienen el misma estímulo en su cerebro al adquirir tanto como azúcar y cocaína

El efecto que causa la cocaína en nuestro cerebro se debe a la producción de la dopamina; el exceso de esta sustancia hace que los receptores de los mismos se «estropeen» y requieran de más cantidad de dopamina para ser funcionales. Es por eso que cada vez el cuerpo te pide más y más grandes cantidades de cocaína para hacerse sentir bien y en extremos casos, sentirse «normal» lo cual ocasiona la adicción.

¿Interesante, verdad? Que te parece si en lugar de cocaína lo sustituimos con azúcar, lo cual hace exactamente lo mismo…

¡Es impresionante!
Y tenebroso a la vez.

Ya que puedes compararte con algo que ves totalmente normal a algo que se ve mal en la sociedad. ¿Eso te deja pensando, verdad? Quizá no lo sabías y si es así: Hoy has aprendido algo nuevo.

Recuerden Mixtos, todo en exceso es malo, incluso los pequeños dulces; tratemos de consentir a nuestro cuerpo con cosas más sanas u otros pasa tiempos.

¡Sean buenos y nos leemos a la próxima!

Escribe: Efraín Alduenda

Soy egresado de UABC, de la Facultad de Pedagogía e Innovación Educativa. Además de ser un soñador, soy amante de la literatura, el arte de enseñar y los videojuegos. Nací en Mexicali, Baja California y disfruto hacer entradas en blogs, además escribir todo lo que se me venga a la mente para después, compartirlo con mis lectores. Ser un soñador consiste en jamás abandonar tus metas hasta que estas sean palpables.