¿Alguna vez te le has declarado a una chica/o? Por lo general aquí en México, cuando estás quedando con alguien comienzas a salir, a tomarse de la mano, abrazarlo, incluso hasta darle besos.

Todo eso suena muy apresurado, ¿Verdad? Sin embargo, en otros países es completamente distinto el “Declararte a alguien”, se requiere una situación o ciertas palabras para lograr salir con alguien, si no, es imposible pasar de una relación de amigos a una de noviazgo.

 

¿En dónde pasa esto?

Pues esta es la cultura del Kokuhaku y pasa en Japón.

 

 

Pero primero, ¿Qué es el “Kokuhaku”?

Es una palabra japonesa que significa, literalmente, confesión y esto se realiza cuando un hombre o una mujer declara su amor o sentimientos a otra persona, además esperan a que la persona, a quien se le declare, sienta lo mismo y así puedan comenzar una relación de noviazgo formal.

La forma más básica en la que un japonés suele confesarse es utilizando la siguiente oración:

 

Japonés

好きです。付き合ってください。

Español

Me gustas. ¿Podemos empezar a vernos?

 

Ah… Muy simple pero muy tierno, ¿No es así?

Estoy seguro de que esa oración, si eres fan o conocedor de series “doramas” y “anime” la has leído y escuchado muchas veces; y es que esta forma de declararse en japón ya es toda una cultura.

 

En japón, estas confesiones son tomadas muy a pecho y señalan el inicio de una relación duradera. Los nipones, si se declaran, es porque en verdad buscan algo serio y no para un rato; es el inicio de una relación seria y el pensar en otra persona, a esas alturas, está completamente fuera de lugar, pues no se trata de un: “pues, vamos a intentarlo haber que sale”

¡No, no! ¡Pensar en un tercero ahora está prohibido!

El Kokuhaku no es cualquier cosa. ¡Se requiere valor!

Si hay actividades difíciles para los japoneses, el Kokuhaku es una de ellas, pues declarar los sentimientos a una persona puede ser muy difícil; no sabes lo que la otra persona piensa de ti, comienzas a cuestionarte si lo que haces valdrá la pena y lo que uno menos desea es experimentar el rechazo…

Aunque aquí si le jugamos más al azar y pues si sale, nos alegramos y si no… pues nada como un fin de semana con los amigos cantando canciones de desamor. ¿Verdad?

 

Pues, déjame decirte que en el lado oriental del mundo, prefieren ser cautelosos y buscar señales de que la otra persona también siente lo mismo que ellas. Son tan cuidadosos y precavidos que, si un japonés no encuentra esas señales, es capaz de tragarse su confesión y guardarla de por vida. ¿Cómo le harán para vivir con ello?

 

Sin embargo, ¿existirá una forma más fácil de confesar tus sentimientos a alguien? Si, y algunos lo llaman el “Kokuhaku cobarde” el cual, consiste en confesar tus sentimientos por medio de una nota o una carta. Este, puede ser una salida fácil e incluso muy romántica; siempre y cuando se encuentre el momento o situación perfecta para hacerlo, además de haber una relación de confianza muy íntima para hacer posible este momento.

 

No es broma, el Kokuhaku es serio y se dice cuando en verdad recibirás la respuesta que deseas.  

Hay palabras en el vocabulario japonés que son difíciles de comprender al momento de escucharlas o decirlas y unas de esas palabras están ligadas al amor. Y son la palabras:

Japonés

好き (Suki)

愛 (Ai)

Español

“Me gustas”
“Te amo”

Como se ha mencionado antes, a los japoneses les gusta expresar lo que en verdad sienten y estas dos palabras, tienen un enorme contraste. Pues, la primer palabra la utilizamos cuando se comienza a salir con una persona, mientras que la segunda ya se expresa cuando deseas hacer que la relación dure “para siempre”

¿Las has utilizado correctamente? Si no lo sabías, es bueno que lo sepas para tu próximo “Kokuhaku”

¡Buena suerte!

Escribe: Efraín Alduenda

Soy egresado de UABC, de la Facultad de Pedagogía e Innovación Educativa. Además de ser un soñador, soy amante de la literatura, el arte de enseñar y los videojuegos. Nací en Mexicali, Baja California y disfruto hacer entradas en blogs, además escribir todo lo que se me venga a la mente para después, compartirlo con mis lectores. Ser un soñador consiste en jamás abandonar tus metas hasta que estas sean palpables.