Si eres conocedor y amante de los frutos secos te has percatado en tus visitas al supermercado que algunos tienen un precio más elevados que otros. Pongamos de ejemplo los cacahuates; en lo personal, los cacahuates son mis frutos secos favoritos, los agrego a casi todo lo que puedo y el precio no es tan elevado; de hecho, me gusta comprarlo en bolsas y no te hablo de bolsas pequeñas, sino en bolsas de 5 kilos. Pues no son tan caros….

 

¡Sin embargo! El amor y motivación en comprar la misma cantidad pero de pistachos, es muy diferente. Por la simple razón de que el kilo de pistachos ronda entre los 152 pesos mexicanos. ¿Cuánto gastaría en la misma cantidad que adquiero de cacahuates? No es para nada barato. Pero, si tenías curiosidad amigo mío yo voy a contarte del por qué estos frutos secos tienen un precio tan elevado. ¡Así que pon mucha atención!

 

 

 

Los pistachos, ¿Crecen donde sea?

Estos frutos necesitan estar en lugares especiales para producirse y digo especiales porque el terreno debe de cumplir con características muy, muy específicas. Las dos condiciones de oro que debe tener el lugar en donde se quiere plantar pistachos son: inviernos fríos para romper la latencia de los brotes y veranos muy calientes, muy largos, además de que estos tengan poco índice de humedad para que estos maduren de una manera adecuada.

 

¿Existen estos lugares de verdad? Si, parece que son uno o dos  pero son solo cuatro zonas del mundo el pistacho puede crecer de una forma óptima: Turquía, Siria, Irán y California (Estados Unidos)

 

¡Pero espera! Aunque se haya encontrado un lugar donde los pistachos puedan crecer y madurar de forma fructífera no recibirás fruto de un día para otro; pues la planta tarda de seis a siete años para que produzca… ¡Y de quince a veinte años para que de su producción máxima!

 

 

Demasiado tiempo y dedicación

Los árboles de pistachos, además de tardar en producir los primero frutos, no dan tanto como se imaginan, sino que cada uno de los árboles produce alrededor de 22 kilogramos por año y por supuesto, la cantidad varía si es un buen año para la cosecha o no.

 

Digamos que el árbol de pistacho, en un año produce los 22 kilogramos que mencioné, al siguiente año la planta no producirá el mismo número, sino la mitad o hasta menos que eso, es parte del fruto del árbol, tiene que pasar otro año para que el árbol de pistachos se restablezca y vuelva a dar la misma cantidad del primer año; por suerte es una secuencia y no dependerá de la suerte, pues así se podrá tomar medidas para cuidar de este preciado y delicioso fruto seco.

 

Por último se debe mencionar el arduo trabajo que se hace para cosechar y clasificar este fruto, pues este trabajo no lo hace una máquina, sino mano de obra ya que es un trabajo complejo para las máquinas y requieren maniobras cuidadosas. Así que para la próxima vez que acudas al supermercado y veas el precio del pistacho, pensarás en el trabajo y la espera que se tiene que efectuar para adquirirlo y por esa razón es justificable su alto precio.

¿Y a tí, te gustan los pistachos?

Escribe: Efraín Alduenda

Soy egresado de UABC, de la Facultad de Pedagogía e Innovación Educativa. Además de ser un soñador, soy amante de la literatura, el arte de enseñar y los videojuegos. Nací en Mexicali, Baja California y disfruto hacer entradas en blogs, además escribir todo lo que se me venga a la mente para después, compartirlo con mis lectores. Ser un soñador consiste en jamás abandonar tus metas hasta que estas sean palpables.