Vaya, los videojuegos han estado evolucionando a lo largo del tiempo. De ser un pasatiempo que la sociedad lo clasificaba para personas que no les gusta socializar o «raritos» que prefieren estar encerrados en sus casas en lugar de salir a caminar; ha pasado a ser una actividad para personas de todo tipo y hasta ser un deporte oficial ante varios países.

Aunque para algunas personas, hasta la fecha, los vídeojuegos siguen siendo una actividad que es mal vista por padres del siglo pasado, tachados de violentos e incluso hasta malas influencias. Esas mismas personas son quienes critican a los jugadores profesionales de vídeojuegos o la idea de que esta actividad sea considerada un deporte.

¿Los vídeojuegos son deportes en la actualidad?
¡Quédate para que leas nuestra opinión aquí en LoMixto!

 

Los E-Sports como deporte

«Oh… ¡Los videojuegos ya son considerados deportes! Ya era hora, a partir de este momento, podré decirle a mis padres que soy un deportista profesional por jugar vídeojuegos todo el día dentro de mi casa.»

Un jugador fan, que juega 10 horas diarias como pasatiempo.

¡Alto ahí! Que eso no es verdad…

Los e-Sports son deportes a nivel competición. Eso significa que los verdaderos deportistas electrónicos son quienes pertenecen a un equipo y juegan en competiciones oficiales contra otros equipos. ¿Todo marcha bien, verdad? Sin embargo, nunca faltan las personas que están ahí para criticar todo.

Según las RAE (Real Academia Española) define la palabra deporte como una «actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas» Asi que, bajo este concepto, los videojuegos entran en la categoría de deporte como lo son el fútbol, el basquetbol, el béisbol, etc.

Ah, y no lo digo yo, lo dice la RAE… para no entrar en conflicto. A pesar de que no tengan la misma exigencia física, recordemos que el ajedrez, el póker e incluso el deletrear palabras (Speeling Bee) se consideran deportes.

Competiciones locales e internacionales

Dejemos atrás la idea de los vídeojuegos como pasatiempo, sino vamos a reconocerlo como una competición internacional. ¿Los vídeojuegos son capaces de reunir a mucha audiencia como un partido de futbol donde juegue el Barcelona contra el Real Madrid? La respuesta es si.

Tomando como referencia el vídeojuego que más se juega en la actualidad: League of Legends y su campeonato mundial del año pasado, donde se enfrentaron Invictus Gaming (representando a China) y Fnatic (representando a Reino Unido) lograron llegar a un pico de audiencia de
205 348 063 espectadores, según los datos de EsportsCharts.

Un número elevado de personas deicidieron ver la gran final del campeonato mundial de League of Legends, el cual otorgó al ganador más de 1,000,000 de dólares al primer puesto. Una suma bastante elevada, ¿No creen? Eso significa que un jugador profesional de e-Sport si genera mucho dinero.

Entrenadores y los e-Sports a futuro.

Los jugadores profesionales de videojuegos no solamente se dedican han jugar por diversión, sino que llevan sesiones largas a lado de sus compañeros y un entrenador que los supervisa y ofrece apoyo o sugerencias para sus jugadas o su trabajo en equipo. Por lo general, el entrenador tiende a ser un veterano y un experto en el juego; para ello, se encarga de analizar el vídeojuego por completo y todas las mecánicas que puedan llegar a existir, para así generar la más efectiva en las competiciones.

En la actualidad los e-Sports han estado ganando popularidad en el mundo incluso en las tierras mexicanas, que a principios de este año, México a introducido a los e-Sports como deporte oficial, para así crear la FEMES (Federación Mexicana de Esports)

¿Y ustedes que opinan, Mixtos?
¡Dejanos un comentario!

Escribe: Efraín Alduenda

Soy egresado de UABC, de la Facultad de Pedagogía e Innovación Educativa. Además de ser un soñador, soy amante de la literatura, el arte de enseñar y los videojuegos. Nací en Mexicali, Baja California y disfruto hacer entradas en blogs, además escribir todo lo que se me venga a la mente para después, compartirlo con mis lectores. Ser un soñador consiste en jamás abandonar tus metas hasta que estas sean palpables.