La película del director griego Yorgos Lanthimos y protagonizada por las nominadas a la más reciente entrega de los Oscares, Olivia Coleman, Rachel Weisz y Emma Stone nos adentran a una historia en donde gran parte de lo que vemos son las obsesiones a flor de piel de las protagonistas entre las que más destacan la manipulación, la inseguridad, el sexo por dominación y la soledad. ¿Ya te interesó verla? Déjame seguirte platicando…

En esta historia nos vamos al Siglo XVIII a la corte inglesa en donde conocemos a la reina Anne quien sufre de gota y está totalmente desubicada en relación con los problemas militares que están pasando en el país, a su sombra gobierna Lady Sarah, amiga de la infancia de la reina y esposa del duque de Marlborough, quien mientras se encuentra liderando a las tropas inglesas, aparece Abigail, la prima de Lady Sarah, una joven quien poseía gran reputación hasta que su padre adicto al juego terminó perdiendo su fortuna y hasta a su hija. Por lo que Abigail buscando la posibilidad de regresar a su antigua posición, peleará con su prima por el favoritismo de la reina para lograr lo que se propone. ¿Interesante, verdad? Honestamente yo iba en blanco, porque no quería conocer más acerca de la trama porque quería sorprenderme y lo logró.

 

Algo también bastante llamativo en La Favorita es que los hombres no son importantes, son básicamente mandaderos de lo que sucede, ya que las tres protagonistas son tan poderosas y dominantes que se llevan la película sin necesitar a un hombre que las respalde para gobernar a la nación #Empoderadas. ¿En dónde radica la belleza de La Favorita? En los detalles técnicos, Yorgos juega con las tomas y crea momentos más dramáticos y amplifica la importancia de las protagonistas utilizando ojo de pez y grandes angulares, la fotografía a cargo de Robbie Ryan nos adentra a la época con sus tonos cálidos en los momentos íntimos y regresa a los sombríos en aquellos momentos tensos.

La Favorita es una película elegante, con situaciones que nos ponen al límite del estrés y hasta nos hacen sentir incómodos, aunque sabemos que ese suele ser el toque del director Yorgos Lanthimos para este tipo de historias, la tragedia a todo lo que da y la música juega un papel importante para que terminemos con esta sensación en el cuerpo de que algo no nos gusta. Es una historia pretensiosa, fuerte y seca que si no sueles ver este tipo de cintas yo creo que no te gustará, definitivamente no es para todos, pero que es una película compleja, artística e interesante eso nadie se lo quita.

Escribe: Montse Macías

Reportera en Crealatv. Si pudiera describirme en una palabra sería FIL, porque me considero emocionante, a veces abrumante, fantástica y desesperante (puedo mejorar en esto). Soy comunicóloga de profesión y cinéfila de corazón. Ya todo lo demás que soy, en otro momento lo puedes conocer.