El automóvil es una herramienta muy eficiente para la vida diaria de las personas, nos facilitan el movimiento, podemos llevar cargamento e incluso los viajes son más accesibles; sin embargo, al ser una herramienta, ésta requiere atención y mantenimiento y un fallo vital en el sistema de nuestro vehículo puede ser peligroso e incluso mortal para nosotros y a las personas que llevamos a bordo.

 

Uno de los fallos más peligrosos que se puede presentar en un automóvil es el mal funcionamiento de los frenos. ¿Te imaginas ir a toda velocidad en la autopista o carretera y que tus frenos no funcionen? La presión sería demasiada y esta crece si llevas compañía, ya que en ese momento la seguridad de los abordados corre riesgo y está todo en manos de los reflejos y la habilidad del conductor en ese momento.

Pero, no te preocupes, ya que si algún día (esperemos y no te pase nunca) tu coche se queda sin frenos en pleno tramo de autopista, al terminar de leer este blog sabrás que hacer en ese tipo de situaciones.

 

 

NO APAGUES EL VEHÍCULO SI TE HAS QUEDADO SIN FRENOS.

 

Como lo has leído, eso no se hace por nada del mundo ya que, al apagar el motor del vehículo, en algunos, las direcciones eléctricas se apagan (en autos más viejos las direcciones hidráulicas), eso significa que algunas de las funciones de tu coche ya no estarían disponibles; por ejemplo, el volante del auto se endurecerá por lo cual poder maniobrar será casi imposible. Además, por consecuencia eso hará que te estrelles contra el primer obstáculo que te topes en el camino o si vas por autopista, una curva que no podrá maniobrar y terminarás saliendo del tramo.

NO ACTIVES EL FRENO DE MANO.

 

¿Pensaste en usar el freno de mano? Lo siento amigo, mala elección. Vamos a ponernos en la situación de la que estamos hablando. Supongamos que vamos a toda velocidad por la autopista y los frenos comienzan a fallar, ambos entramos en zona de alerta o pánico y tenemos que actuar rápido.

Sin embargo, se nos ocurre activar el freno de mano para detener la marcha del vehículo. ¿Qué crees que pasaría con un coche que frena de repente y este va a una velocidad de 80 kilómetros por hora o incluso hasta más? Creo que, lo único que te diría sería:

“Mala elección amigo, prepárate para dar vueltas. Nos veremos en la otra vida”

El vehículo se volcaría  y saldríamos de la autopista, con muchos daños. Definitivamente es una pésima idea frenar el vehículo a la fuerza. Al menos que te guste dar vueltas y quieras dejar tu auto hecho chatarra.

 

LO MEJOR QUE PUEDES HACER CUANDO TE QUEDAS SIN FRENOS.

Dejamos lo mejor para el final y es una mejor opción a todas las que ya hemos mencionado. Poner el vehículo en marcha “Neutral” es la mejor opción en comparativa al resto de “soluciones” que se han hablado durante el texto y es porque, al tener el auto en ese cambio, el mismo deja de acelerar y aumentar la velocidad. Por lo cual, ya en dicha situación todo queda en manos de los reflejos del conductor; prende las luces intermitentes y prepara el “claxon” para alertar a otros conductores que tienes dificultades para manejar tu vehículo y así evitar accidentes.

¿Sabías que hacer en estas situaciones?

Si no lo sabías, has aprendido algo nuevo el día de hoy. Y si conoces más formas de actuar en estas situaciones, compártelas con nosotros en los comentarios.

¡Conduce seguro!

Escribe: Efraín Alduenda

Soy egresado de UABC, de la Facultad de Pedagogía e Innovación Educativa. Además de ser un soñador, soy amante de la literatura, el arte de enseñar y los videojuegos. Nací en Mexicali, Baja California y disfruto hacer entradas en blogs, además escribir todo lo que se me venga a la mente para después, compartirlo con mis lectores. Ser un soñador consiste en jamás abandonar tus metas hasta que estas sean palpables.