Existe un gran catálogo de películas dedicadas a parodiar historias relacionadas con espías o agentes secretos; Johnny English 3.0 es un claro y buen ejemplo de estas películas mencionadas anteriormente. Con un gran guión cinematográfico, esta puesta en escena seguramente te hará reír en todo momento, así que prepárate para 88 minutos de risa sin parar.

Verdaderamente la puedo considerar como una película bastante entretenida, pues además que el guión funciona muy bien y cumple su principal objetivo: el cuál es entretener y divertir a su público; también equilibra de buena manera todos los elementos utilizados, convirtiéndola en una película sin escenas de relleno, es decir; es breve, clara y conscisa. No contiene escenas extras sin algún propósito; y le apuesta a la calidad y no a la cantidad, algo que agradecerle a David Kerr, director de este rodaje.

 

Al hablar de cantidad me refiero a que todas las escenas mostradas en el rodaje, tienen un «por qué» al aparecer en él, y son muy pocas las escenas sin sentido. Y cuando hablo de calidad me refiero al excelente reparto y equipo técnico que utilizó Kerr, ya que la fotografía involucrada es muy buena, a pesar de pertenecer a una comedia. Y digo «a pesar» porque cuando vamos a ver una película cómica, a lo que menos le prestamos atención es a la calidad de la fotografía o los encuadres, y únicamente nos concentramos en que el contenido sea lo suficientemente entretenido y no bobo. Sin embargo Kerr, cuidó cada detalle y sí le tomó la importancia debida a la calidad de la imagen.

Además que nos encontramos nuevamente frente al actor de comedia favorito de muchos: el reconocido Rowan Atkinson o «Mr. Bean» este hombre que se caracteriza por su excelente manera de actuar, y hacernos pasar un buen rato.

Definitivamente, estamos frente a una buena película cómica, que se concentra además en darnos un mensaje (otro punto positivo en reconocerle a David, ya que no sólo se concentra en el entretenimiento, si no también en el aprendizaje) y replantearnos nuestra manera de vivir a través de la tecnología. ¿Es necesario todo el tiempo que se invierte en ella? ¿Qué pasa o qué podría pasar si todos nuestros datos salieran a la luz?

Claro que diré que unas escenas están sobreactuadas, pero la verdad creo que no debe ser un punto del que se tenga que puntualizar tanto, ya que esa es la manera muy característica de Rowan al darle vida a un personaje. La sobreactuación.

 

Escribe: nicolearanda

Soy 100% Mexicana y tapatía, me gusta mucho todo lo que tenga que ver con las artes (No importa cuál) Me encanta pintar y bailar. Soy Comunicóloga y me apasiona todo lo que hago.