En este punto de la historia del cine, existen ya bastantes guiones que nos dan a conocer relatos basados en la segunda guerra mundial o que se traten de algún tipo de zombie o persona no humana con la que se tiene que lidiar, con un sinfín de enfoques o manera de representarlas. Es por ello que no es de sorprendernos la salida de un filme cuyas temáticas centrales son zombis y la segunda guerra mundial.

Aunque para ser justos la película no es necesariamente una filme de horror por incluir la temática de zombis, es más bien un filme de acción y ciencia ficción (algo así como “Capitán América” conoce a “Call of Duty”). Esto ya que se alimenta más del concepto del “Súper soldado” que tanto vemos en las creaciones de Marvel que en el género de horror sobre natural. Tiene un buen inicio, sin embargo estoy consciente que todas las películas llevan un poco de varios géneros, es decir; un poco de romance, un poco de comedia, un poco de terror, de suspenso y esta película cuenta con todo este mix de géneros, sin embargo no me declaro fan de la manera de Avery de ponerlos juntos.

La cinta está centrada específicamente en el inicio del desembarco en Normandía por parte de los aliados en el también conocido como “el día D” el 6 de Junio de 1944 cuyo nombre clave era Operación Overlord. La trama nos cuenta la historia de un pelotón de paracaidistas cuya única misión es derribar una torre de comunicaciones lo cual anulará la comunicación de los nazis con sus baterías antiaéreas. Hasta aquí todo normal,  aproximadamente el primer tercio de la película se desarrolla como una típica película de la segunda guerra mundial, con todos los vicios y clichés que esto implica. Esto hasta que nuestro protagonista “Boyce” (Jovan Adepo), un joven y tímido recluta a quien todos sus compañeros tachan de cobarde descubre que en pueblo donde se centra su misión están ocurriendo cosas fuera de lo convencional.  Y es aquí donde se viene la tormenta de clichés de la suma de todos los géneros de los que se alimenta la película, la chica en apuros, el protagonista que es bueno porque sí, el antagonista que es malo muy muy malo, los toques de romance etcétera etcétera etcétera.

 

Sin embargo, habiendo dicho todo esto, no me pareció para nada una película mala, es una cinta para los que gustan del cine de acción, mucho más cercano al cine de “serie b”. Por supuesto que hay que estar dispuestos a desconectarnos un poquito y simplemente dejar que fluya sin exigirle mucho a la trama o a la coherencia de ciertos sucesos.

Overlord (2018) es producida por el ya consagrado JJ Abrahams y dirigida por el novato Julius Avery y distribuida por Paramount Pictures.

Es una mezcla entre la segunda guerra mundial y zombies, que reflexionando a los experimentos con humanos que hacian en aquella época, no está tan lejos de la realidad. Dominguera.

 

Escribe: nicolearanda

Soy 100% Mexicana y tapatía, me gusta mucho todo lo que tenga que ver con las artes (No importa cuál) Me encanta pintar y bailar. Soy Comunicóloga y me apasiona todo lo que hago.