Desde hace ya varios días muero de ganas por escribir esta reseña, pero lamentablemente lo teníamos prohibido para evitar los spoilers, pero ahora que me fue permitido comienzo a narrar de forma muy breve y sin spoiler lo que me parecio la última entrega de Avengers The End Game.

Comencemos con mencionar que esta es una película que no comprenderás completamente si por lo menos no te haz chutado las primeras entregas de Avengers, ya que a diferencia de muchas sagas, esta en verdad tiene mucha historia que no entenderás si no viste las pasadas.

Avengers The End Game una película que dura poco más de 3 horas pero que sin duda alguna parece que tan solo estuvimos durante 60 minutos dentro de la sala y, es que la manera en la que fue trabajada la historia de verdad fue tan bien pensada que en ningun momento te dan oportunidad ni de parpadear, no existen tiempos muertos, tiempos para ir por más palomitas o al baño, ya que desde el minuto 5 de la película comenzamos con escenas de accion y esas peleas que tanto nos atrapan.

 

La película nos atrapa desde el ya reconocida intro Marvel estudios y comienza de una impactante manera, y a lo largo de esta se mantiene el humor característico y nuevas secuencias de acción formidables aprovechando la cantidad de personajes en pantalla, con una historia que atrapa y te mantiene expectante retorciendo todo lo que creímos saber para así llegar a una conclusión insólita hasta ahora en el género de las películas de superhéroes y en la fórmula Hollywood en general.

Los vengadores que aún continuan con vida, tendrán la batalla de sus vidas, puesto que tienen que enfrentar a Thanos junto con el guante y las 6 gemas del universo, las cuales le dan un poder supremo que pocos se atreveran a convatir, pero en la tierra es mucho myor el dolor que sienten por haber perdido a sus seres queridos y lucharán hasta el último aliento.

Un indiscutible triunfo para Marvel y una cita imprescindible para fans del género.

 

Escribe: Carlos Guzmán

Aspirante a Informador, me gustan los retos nuevos y arriesgarme en el día a día.