Que si superó mis expectativas, sí, que si me gustaron las canciones, me encantaron, que si es buena Lady Gaga en su papel de Ally, hasta se me olvidó que era ella (es decir, sí), que si lloré con la película, no pero se me enchinó la piel varias veces y eso ya no lo había hecho una película en un tiempo. A grandes rasgos puedo decir que Nace una Estrella aún ahora sigue rondando en mi cabeza con sus canciones y con algunas escenas que me gustaron muchísimo. Habiendo dicho lo anterior, empezaré con mi reseña.
Nace una Estrella es la Opera Prima de Bradley Cooper quien protagoniza al lado de Lady Gaga este drama, romántico, musical que te envuelve y te lleva al máximo con la química totalmente palpable de los protagonistas (OVASIÓN DE PIE POR ESTO), teniendo en cuenta que ya era bastante difícil crear buenas expectativas ya que esta es la cuarta ocasión que se realiza un remake de esta película, puedo decir que dejaron de lado el melodrama y Cooper lo sustituyó por pasión y mucho corazón en cada escena juntos y en las canciones (MIS RESPETOS).
En Nace una Estrella conocemos la historia de Jackson Maine (Bradley Cooper) un famoso cantante de country que lleva una vida llena de excesos con las drogas y el alcohol y esto está afectando su carrera, pero cuando conoce a Ally (Lady Gaga), una chica cansada de tocar puertas en la industria de la música pero con un talento enorme, será su salvación en distintos sentidos que él no veía venir.
Sabiendo de las tres versiones anteriores, se sabía de antemano que era difícil de alcanzar el éxito ya que Janet Gaynor tenía un encanto que no cualquiera llega a tener, Garland y Streisand, bueno no es necesario contarles todos los detalles ya que su registro vocal y su química parecía irreal. Sin embargo la pregunta ahora era si Lady Gaga y Bradley Cooper le darían al ancho y la respuesta es: POR SU PUESTO QUE SÍ. Las pruebas que llegó a tener Lady Gaga las pasó todas y salió hasta con sobresaliente ya que nos regala un personaje, vulnerable, encantador y amable por la audiencia. Cooper a pesar de no ser cantante (Él comentó que Gaga le dio clases de canto para poder estar en la película) nos conquista con su voz y con su innegable amor por Ally. Juntos tenemos a una pareja que está enamorada el uno del otro, a pesar de lo roto que puede estar uno de ellos y que con la voz de Gaga nos hace sentir no una, sino muchas veces de manera única.
Puedo decir abiertamente, que gracias al cielo que Clint Eastwood no fue el director de la película (no porque sea malo, al contrario), gracias Warner Bros por tomar el proyecto, gracias Beyoncé porque no se acomodaron tus horarios y Lady Gaga tomó tu lugar (bueno, honestamente la voz la tenía pero ya habiéndola visto en Dreams Girl um-um, ese papel era claramente para Gaga) y gracias a Cooper y a Gaga por esas bellas canciones (apuesto lo que quieran que “Shallow” va para Mejor Canción Original en los Oscares).
Si aún no la han visto, vayan a verla y por favor díganme sus opiniones, por películas como esta que llaman la atención de la gente, es que me gusta tanto el cine.

Escribe: Montse Macías

Reportera en Crealatv. Si pudiera describirme en una palabra sería FIL, porque me considero emocionante, a veces abrumante, fantástica y desesperante (puedo mejorar en esto). Soy comunicóloga de profesión y cinéfila de corazón. Ya todo lo demás que soy, en otro momento lo puedes conocer.