Hace ya más de 10 años recibimos de la mano del Director Luc Jaquet la primera entrega de esta cinta (La marcha de los Pingüinos 2005) que maravilló tanto al público como a la crítica especializada haciéndose merecedora del “Óscar” a mejor documental largo en el año de 2006.

El documental del 2005 nos muestra el drama y los sacrificios de una familia de pingüinos emperador en su, vida diaria y nos muestra la lucha continua por preservar la especie y lo hace de una manera magistral desmenuzando cada aspecto de su día a día desde la temporada de apareamiento hasta la gestación, el crecimiento y finalmente la continuación de la marcha por una nueva generación que continuará con el ciclo natural de la especie.

 

Todo lo anterior nos hace preguntarnos, habiendo sido retratada de manera tan excepcional dicha marcha por la supervivencia en el documental del 2005 ¿era necesario hacer el viaje de nuevo al ecosistema más inhóspito del planeta? La respuesta es  sí y no y a continuación me explico.

Comencemos por las diferencias, en esta ocasión el creador nos narra dos historias, la de un padre primerizo que deberá poner en riesgo su vida para preservar su especie y la de su polluelo que sobreviviendo gracias al sacrificio de sus padres deberá continuar con el ciclo constante de la evolución. La segunda diferencia la notarás sólo si viste la versión original con audio en francés y subtitulada al español, ya que en dicha versión no era una única voz en off sino que cada miembro de la familia de los pingüinos contaba con su propio narrador, sin embargo en esta ocasión sólo se encuentra en exhibición la versión con doblaje al inglés subtitulada al español la cual es narrada por la incomparable voz de Morgan Freeman quien sabemos sería capaz de hacer sonar interesantes las instrucciones en el reverso de una botella de shampoo de proponérselo. Como comentaba anteriormente esta diferencia no existe si viste la entrega original con el doblaje al inglés que narraba el mismo Freeman en el 2005.

De ahí en más no mucho, volvemos a las espectaculares tomas de la Antártida, a la fotografía que nos permite diferenciar cada pluma de estos formidables supervivientes y por supuesto la hermosa música que acompaña de manera precisa cada momento de la cinta que dicho sea de paso si bien es buena prefiero siempre la de la primeraentrega escrita y dirigida por la talentosa compositora francesa Emilie Simon quien no participa en esta ocasión dejando su lugar al también compositor francés  Cyrille Aufort quien si bien definitivamente no lo hace mal siento que se queda corto si lo comparamos con su predecesora.

Por último la cinta agrega el mensaje actual pero necesario de que  los seres humanos  (principales artífices del calentamiento global) haciendo aún más difícil la supervivencia de los Pingüinos emperador y es quizá ahí donde encontramos la principal razón que tuvo el director para llevarnos de la mano a este inhóspito pero cautivador paisaje.

En conclusión, si fuiste de la minoría que no disfrutó de la primera entrega este documental no es para ti, ya que no encontraras nuevas razones para revisarlo, pero si de lo contrario fuiste de los que les fascinó el filme del 2005 adelante, es más de lo que te gusta.

Escribe: nicolearanda

Soy 100% Mexicana y tapatía, me gusta mucho todo lo que tenga que ver con las artes (No importa cuál) Me encanta pintar y bailar. Soy Comunicóloga y me apasiona todo lo que hago.