Presenciar la magia de un potencial clásico siempre es algo grato; sea que lo hayas descubierto por la versión cinematográfica de uno de sus títulos, o tu primer contacto haya sido en las páginas de otro título. Es el caso de Rick Riordan, quizás más reconocido por estar detrás de Percy Jackson.

 

En este caso, lo que tuve en mis manos fue Las pruebas de Apolo, el oráculo oculto, una historia donde la mitología es la que da forma a una historia, cuya sinopsis es la siguiente:

 

 

 

Tras enfurecer a Zeus, el dios Apolo es desterrado del Olimpo. Débil y desorientado, aterriza en la ciudad de Nueva York convertido en un chico normal. Sin sus poderes divinos y bajo la apariencia de un adolescente que disimula sus cuatro mil años de edad, Apolo deberá aprender a sobrevivir en el mundo moderno mientras busca la manera de recuperar la confianza de Zeus. Pero entre dioses, monstruos y mortales, Apolo tiene muchos enemigos a quienes no les interesa que recupere sus poderes y vuelva al Olimpo. Cuando Apolo se ve en apuros, solo le queda un lugar donde acudir: un refugio secreto de semidioses modernos conocido como el Campamento Mestizo.

 

Con la sinopsis es más que suficiente para atreverse a leerlo, ¿cierto? La pérdida del poder a la que se ve expuesto Apolo despierta esa curiosidad por ver como sería un dios del Olimpo como un chico normal, como cualquiera de nosotros.

 

En el destierro, Apolo encuentra que gran peso de su misión recae en la ayuda que encuentra en el Campamento Mestizo, agregando acción a la trama de la primera entrega de una saga que promete ¡y cumple!, como lo que hasta ahora me ha tocado leer y ver de él.

Al igual que con muchas otras historias, repentinamente te encuentras adentrado en la aventura, pero en el caso de El Oráculo Oculto, destaca el dinamismo con el que Rick Riordan cuenta esta historia.

Recomendable por su enérgica trama, este título se puede convertir en tu mejor amigo e ir con él a todas partes hasta terminar de leerlo, pero vaya sorpresa, te dejará deseando lo siguiente de Riordan, sea la siguiente aventura de esta saga, o algo totalmente distinto pero con su sello personal. Excelente recomendación para la cual conviene extender la advertencia de que podría volverse adictiva…

Escribe: R. García

Aspirante a escritor, community manager y faquir amateur a finales de quincena. He hecho radio, editado revistas y salido en televisión.